xoves, 23 de novembro de 2017

O Islam galego, en feminino

Musulmás plurais: españolas, marroquís e senegalesas, universitarias, traballadoras e amas de casa. Como percibe a sociedade galega un colectivo que é tan plural coma descoñecido?

CARMEN V. VALIÑA
https://elsaltodiario.com/

islam feminino plural
Centrar o debate no pano crea estereotipos e divisións. PABLO SANTIAGO

A presidenta dunha asociación de mulleres. Unha doutoranda. Unha filla de pais separados que chegou a España en plena adolescencia. Tres mulleres, tres perfís, tres musulmás para as que Galicia é xa parte esencial das súas vidas, aínda que despois dos atentados das Ramblas en agosto, Imane tivese que escoitar aquelo de “Ide á vosa terra e explotádevos alí”. O comentario non deixa de ser paradóxico cando levas máis de media vida en Galicia. Azade, iraní, veu facer un Máster e continúa os seus estudos na Universidade; mentres que Fátima chegou con 13 anos, medrou e estudou na nosa Comunidade e xa a considera a súa segunda terra: “A miña Galicia é parte de min”. Pero, que sucede á inversa? Como percibe a sociedade galega un colectivo, o das mulleres musulmás, que é tan plural coma descoñecido?
Lonxe das cifras moito máis grosas de Andalucía, Cataluña ou a Comunidade de Madrid, en Galicia a pobación musulmá estimábase no 2016, segundo datos da UCIDE, a Unión de Comunidades Islámicas de España, nunhas 17.600 persoas, concentradas fundamentalmente nas provincias da Coruña e Pontevedra. Localidades como Arteixo levan décadas convivindo cunha notable poboación marroquí, e tras a chegada dos primeiros sirios para estudiar Medicina a Santiago de Compostela nos anos 70, pasaron catro décadas que viron unha notable evolución no perfil das mulleres musulmás: lonxe da imaxe que as presenta como submisas e dependentes dos homes, adicadas unicamente aos labores do fogar ou aos fillos, a variedade de situacións persoais é notable, comezando polas súas dispares orixes xeográficas.

Centro cultural islámico de Vigo

As cifras do Instituto Galego de Estatística amosan como a poboación de orixe marroquí é a máis numerosa, cun total de 6.734 persoas no 2016, das que o 43 por cento son mulleres; seguida dos conversos, é dicir, os españois non musulmáns de nacemento que adoptaron o Islam a posteriori; e cos senegaleses en terceiro lugar. Os conversos representan xa case o 30 por cento do total de crentes musulmáns en Galicia, cun notable incremento a partir do 2014, de acordo coas cifras da UCIDE.
A comunidade feminina musulmá en Galicia é tan diversa como a sociedade galega en si mesma
Queda patente, pois, o absurdo que é seguir a empregar conceptos excluíntes á hora de referirse ao Islam en Galicia, como o de “Elas” e “Nós”: esas dicotomías non existen cando temos musulmás cunha longa traxectoria vital en Galicia, outras nadas na nosa Comunidade como fillas de pais musulmáns, e unhas terceiras cunha árbore xenealóxica enteiramente galega, que adoptaron o Islam na súa vida adulta. Zorahaida Casales, coordinadora de proxectos en SOS Racismo Galicia, teno claro: “Establecer un perfil único sería un gran erro. Falamos de mulleres procedentes de diversos países, clase social, económica, formativa e con experiencias vitais diferentes. A comunidade feminina musulmá en Galicia é tan diversa como a sociedade galega en si mesma”.
As consecuencias de abordar as mulleres musulmás como obxecto máis que coma suxeito son claras: supoñen afondar nos estereotipos e negarlles voz directa para explicar, nos seus propios termos, cales son os retos, problemas e motivacións que atopan na súa vida cotiá, en gran medida compartidos polo resto das galegas, dende a inferioridade salarial ata o desigual reparto das tarefas domésticas ou dos coidados. Hai, evidentemente, un elemento extra que fai máis complexa a realidade destas mulleres: a incidencia que a islamofobia de xénero ten sobre as súas vidas, converténdoas en portadoras dunha dobre estigmatización, coma mulleres e coma musulmás.
En Galicia as mulleres non occidentais rara vez teñen a palabra en ningún foro público (e moito menos en ningún que non fale de migración)
O termo “islamofobia de xénero”, entendido como o rexeitamento ou hostilidade cara a persoas musulmás sobre a base do seu sexo, ten nas mulleres as súas principais vítimas, e no pano o seu símbolo máis evidente. Imane non o leva, pero si súa nai, e recoñece que o pasa especialmente mal por ela: “Sempre saes con medo, e á miña nai moitas veces a discriminaron polo seu pano, por exemplo no traballo, xa que non te collen na maior parte dos sitios polo feito de levalo. Cando pasou o atentado das Ramblas, saías á rúa e notabas algunhas miradas de desprezo ou de medo ou mesmo eras insultada”. A importancia do pano como símbolo é tan notable que aquelas que non o levan, como Azade, recoñecen que “por non levar pano non notei discriminacións polo feito de ser musulmá, xa que non se me identifica como tal”. 

MOITO MÁIS DO QUE UN PANO

Centrar o debate na indumentaria, e especificamente no pano, ten un risco evidente: crea estereotipos e divisións, e non permite afondar noutros elementos que seguen a frear o coñecemento mutuo, como a dificultade de aprender a lingua árabe en Galiza, ou a escaseza de iniciativas que exploren a convivencia entre comunidades en ámbitos informais, non oficiais. A creación da asociación Chicas Musulmanas de Galicia, en Pontevedra, supuxo un avance destacable neste sentido, ao concibirse como un grupo sociocultural liderado por mulleres para promover o coñecemento do Islam en Galicia. Estas iniciativas seguen a ser, porén, minoritarias, e como ben apunta María Reimóndez, fundadora de Implicadas no desenvolvemento, “En Galicia as mulleres non occidentais rara vez teñen a palabra en ningún foro público (e moito menos en ningún que non fale de migración)”. En moitas ocasións, como argumentaba Fátima, de orixe marroquí, os obstáculos, máis que vir motivados por unha islamofobia directa, que ela afirma nunca ter experimentado na nosa Comunidade, proceden da ignorancia sobre a súa realidade: “Non entenden como podes estudar, traballar, conducir e saír cos teus amigos levando pano e practicando o Islam”.
recente Informe anual sobre a islamofobia en España, de 2016, da Plataforma Cidadá contra a Islamofobia, indicou que o número de incidentes islamófobos duplicouse neses 12 meses respecto ás cifras do ano anterior. Dos 573 incidentes reportados, máis do 14 por cento ían especificamente dirixidos a mulleres. Cifras que, se ben aínda non se revisaron para este ano, case con total seguridade experimentarán un notable aumento tras o acontecido en Cataluña, tendo en conta que os atentados sufridos en Europa nos últimos tempos aumentaron notablemente a visibilización pública desa islamofobia, dende as pintadas contra a comunidade musulmá ata as agresións na rúa, pasando polos ataques en redes sociais. A islamofobia postatentados presenta as mulleres musulmás como culpables e non como vítimas dos mesmos: son consideradas pasivas no resto das situacións, pero parecen adoptar un papel activo e ameazante cando se producen este tipo de actos delitivos. Casales, porén, apunta que “a nivel galego non recibimos ningunha denuncia desta tipoloxía posterior aos atentados de Barcelona, polo cal non podería falar dun incremento”. 

A RESPONSABILIDADE DOS MEDIOS

O coñecemento que boa parte da sociedade galega adquire sobre as mulleres musulmás pasa polos medios de comunicación. Que sucede co seu discurso? Pois que, lonxe de rachar cos estereotipos ata agora apuntados, contribúe a reforzalos: imaxes que se centran na vestimenta como sinónimo de maior ou menor emancipación ou opresión, vitimización, infantilización… A xornalista Alba Otero realizou no 2015 un traballo de campo en Xinzo de Limia, no que puido constatar como a poboación desta localidade seguía a considerar os marroquís como estranxeiros, mesmo nos casos nos que se trataba de persoas xa nacidas en Galicia, con nacionalidade española ou dobre nacionalidade. Este tipo de traballos dannos unha idea de ata que punto, case 30 anos despois da instalación das primeiras comunidades estables de marroquís en Galicia, seguen a existir numerosos desafíos para a súa integración en igualdade de condicións respecto dos individuos non musulmáns. Nese sentido, a recente creación, este mesmo ano, do Observatorio da Islamofobia nos Medios, supón unha potente ferramenta para facer partícipe a sociedade galega da loita contra as discriminacións mediáticas, ao permitir denunciar artigos xornalísticos que supoñan unha discriminación para a poboación musulmá; en sentido construtivo, tamén permite engadir artigos que afonden nunha imaxe positiva do Islam.
María Reimóndez aboga por atender “ás historias de superación e referentes femininos que moitas destas mulleres constitúen no contexto das súas comunidades de orixe e no contexto da migración”, como un xeito de tender pontes para rachar coas imaxes discriminatorias; Zorahaida sinala que despois dos atentados de Barcelona resultoulle “notablemente agradable a amplia solidariedade cara a comunidade musulmá en Galicia. Cada vez a sociedade é máis crítica e sabe discernir entre a realidade e o que contan algúns medios de comunicación”, unha idea na que insiste Imane: “hai xente que comprende e sabe que non todos somos iguais”. Azade apunta que tamén é responsabilidade propia “participar activamente na construción da sociedade e visibilizar outros perfís de musulmás”, e Fátima resume a súa fórmula para romper estereotipos: “Creo que o xeito de facelo é dándonos a coñecer, e que a sociedade galega nos dé a oportunidade de facelo. O máis importante é falar da nosa realidade e que ninguén o faga por nós”. 
SOBRE A AUTORA
Carmen V. Valiña é escritora, investigadora e profesora en temas de xénero. Creadora e directora de www.perifericas.es, Escola Online de Feminismos alternativos.

Attiya Khan, la mujer que entrevistó a su exnovio maltratador y lo convirtió en un documental

Steve maltrató a Attiya durante los dos años que duró su relación. ¿Por qué decidió filmar un documental sobre una experiencia que casi le cuesta la vida?
“Quería que me dijera por qué lo sentía”, explica Khan sobre su película: Un hombre mejor
Arwa Mahdawi
http://www.eldiario.es/

Attiya Khan tenía 16 años y estudiaba en un instituto en Ottawa cuando comenzó a salir con Steve. Él era una año mayor que ella, y era divertido, listo. Fue su primer novio de verdad. Casi de inmediato comenzaron a vivir juntos. La experiencia casi le cuesta la vida.
Durante los dos años que Attiya y Steve estuvieron juntos, él la maltrató cada día. Le golpeaba, le lanzaba insultos racistas. Incluso llegó a estrangularla hasta que ella perdió el conocimiento. A menudo Khan temió por su vida. A los 18 años huyó de la relación. Dejó de esperar y echó literalmente a correr. Veinte años más tarde, en 2013, ella dejó de correr. Se sentó con Steve frente a una cámara y le preguntó: ¿Por qué? ¿Por qué la había maltratado? ¿Estaba arrepentido de lo que le había hecho?
El resultado de las conversaciones entre  Attiya y Steve es Un Hombre Mejor, un documental muy personal que por momentos se torna difícil de ver. Pero la película no trata solo sobre esta mujer y esta relación: es una llamada de atención para que los hombres violentos asuman la responsabilidad por sus acciones y su ira. Antes del estreno del documental en Nueva York, el 15 de noviembre, dentro del marco del Festival Anual de Cine Documental DOC NYC, hablé con  Attiya Khan por correo electrónico.
Creo que una de las primeras preguntas que puede hacerse la gente cuando escucha sobre tu documental es por qué querrías hablar con el hombre que te maltrató. ¿Qué hizo que te decidieras a hablar con Steve?
Después de huir, me cruzaba con Steve cada pocos años. Estos encuentros eran cortos y por lo general sólo teníamos una conversación trivial. Pero una vez, diez años después de haberlo dejado, Steve me pidió que me sentara a hablar con él y acepté. Nos sentamos en una cafetería y él empezó a llorar y repetía "lo siento" una y otra vez. Yo no dije mucho. Estaba esperando que él dijera algo más. Quería que me dijera por qué lo sentía.
Algo en mí cambió después de ese encuentro. Me di cuenta de que probablemente él también se vio afectado por la violencia con la que me trató. Por eso le pedí que participara en Un Hombre Mejor. Al principio yo no sabía qué saldría de estas conversaciones, sólo sabía que necesitaba y que quería tener esa charla. Quería que Steve supiera en detalle lo que había hecho y cómo había afectado a cada día de mi vida. Es hora de que las personas que hacen daño a otras asuman la responsabilidad de sus acciones. También es hora de que las personas que han sufrido violencia tengan más opciones para encontrar justicia, seguridad y sanar sus heridas.
¿Qué aprendiste de las conversaciones que tuviste con Steve sobre los orígenes de la violencia y la agresión en los hombres?
Sabemos que muchas personas que hacen daño fueron antes dañadas por otras personas, lo cual no justifica sus elecciones sobre cómo utilizar la violencia (después de todo, muchas personas sufren violencia en su infancia y no son violentas cuando crecen), pero sí nos da cierto contexto para comprender. El maltrato que sufrió Steve antes de conocerme influyó en su uso de la violencia contra mí. En un momento del documental, Steve dice que utilizó la violencia contra mí como una forma de retenerme a su lado. Tenía miedo de perderme. El miedo es un sentimiento que a muchos hombres les cuesta expresar. El miedo te hace sentir vulnerable y muchos jóvenes y hombres adultos aprendieron a que no se deben mostrar vulnerables. Se les enseña que siempre deben estar en control y a menudo se les enseña que una forma de ejercer el control es dominando a los demás. Aunque no sea fácil de aceptar, para mí tiene sentido que Steve haya respondido a su propio miedo intentando controlarme.
Tú presentas Un Hombre Mejor como "un documental que puede cambiar la conversación sobre la violencia contra las mujeres". ¿Podrías explicar en qué consistiría ese cambio?
Antes de hacer este documental, trabajé ayudando a mujeres que huían de la violencia. Ese trabajo me inspiró mucho, pero también me enfadaba ver cuánto peso han debido cargar las mujeres que luchan en el movimiento contra la violencia machista. Pero si no cargamos nosotras ese peso, ¿quién lo hará? Creo que escuchar los testimonios de las mujeres que están intentando salir de la violencia y también los de las personas que les están ayudando, le quita un poco de peso de las espaldas a las supervivientes y nos recuerda a todos dónde está realmente la responsabilidad para acabar con la violencia machista.
¿Cómo te ha afectado hacer este documental en tu trastorno por estrés postraumático?
Comencé a curarme mientras hacía el documental. Cada vez que me sentaba con Steve sentía que parte del dolor que había acumulado durante décadas comenzaba a aliviarse. Sentí este cambio incluso cuando Steve dijo que no recordaba mucho o cuando no decía mucho. Esto me cambió la vida. Ya no tengo pesadillas. Me siento más segura al salir de casa. Cuando salgo, no estoy todo el tiempo pensando que él u otra persona me va a hacer daño. Ya no paso tanto tiempo pensando en situaciones potencialmente peligrosas y cómo escaparía. Me siento más relajada y disfruto más de la vida.
¿Alguna vez pensaste que Steve debería haber ido a la cárcel?
El sistema judicial penal es un camino para obtener justicia y se enfoca principalmente en el castigo. En mi caso, yo no buscaba un castigo para él. Algunos no queremos que las personas que nos importan vayan a la cárcel, aunque realmente queremos que se termine la violencia.
Además, no creo que la amenaza de la cárcel sea siempre efectiva en lograr que las personas asuman la responsabilidad por el daño que han causado. En muchos casos, los hombres niegan haber hecho daño para evitar ir presos. El sistema penal no me habría preguntado qué necesitaba yo para seguir adelante con mi vida ni cómo se podría reparar el daño que me habían causado. Además, el sistema penal no pone el foco en la rehabilitación ni en ayudar a las personas violentas a reconstruir sus vidas sin violencia. Para mí, no tiene sentido.
¿Qué te ha enseñado el hacer este documental sobre la justicia reparadora respecto a las formas más tradicionales de castigo a los hombre violentos?
No existe un único camino para obtener justicia que les funcione a todas las supervivientes, por eso creo que debemos tener acceso a la mayor cantidad posible de caminos. Cuando se hace bien, la justicia reparadora logra que el hombre violento escuche y asuma el daño que causó, y que intente reparar ese daño en los términos que decida la persona maltratada. Creo que para la mayoría de las personas no es fácil enfrentarse al daño que le hacen a los otros. Muchos huimos de estas verdades todo el tiempo que podemos, porque nos da mucha vergüenza.
La justicia reparadora requiere que la superviviente se involucre y establezca los términos que mejor le funcionen, aunque no tiene por qué ser cara a cara, y la familia, los amigos y profesionales pueden ayudar a aliviar el peso emocional. Este tipo de proceso me sirvió porque yo quería sentir que tenía cierto control, quería hacerle a Steve las preguntas en persona y quería que mis necesidades fueran el centro, lo cual no habría sido así si hubiera recurrido al sistema judicial penal.
¿Qué crees que deben hacer los hombres –todos, no sólo los violentos– para prevenir la violencia machista?
El maltrato es mucho más común de lo que creemos. No siempre es violencia física, y puede ser ocasional, pero el maltrato es muy común en las relaciones. Manipular a tu pareja o intentar "ganar" una discusión puede ser una forma de maltrato. Los celos excesivos pueden ser maltrato. Creo que si todos examináramos nuestro propio comportamiento de forma más honesta, el maltrato sería mucho menos habitual. Todos podemos causar daño.
También tenemos que estar dispuestos a mirar a nuestros amigos y familiares con mayor honestidad y decirles cuando nos preocupa su comportamiento. Puede ayudar que los hombres tengan espacios para hablar de esos temas. Creo que para muchos hombres es difícil tener una conversación emocionalmente vulnerable con otro hombre. Mi equipo creó una guía de debate para los grupos de hombres que vean el documental, para que puedan hablar sobre qué cambios llevar a cabo en sus relaciones y sus vidas.
Traducido por Lucía Balducci

El documental 'MATADERO', la mayor y más brutal investigación realizada en mataderos

http://www.eldiario.es/

'MATADERO. Lo que la industria cárnica esconde' es un documental realizado por el activista y fotógrafo que lleva a cabo Tras los Muros, el proyecto donde denuncia y documenta de forma gráfica la sistemática explotación y abuso de los animales

El fotógrafo ha documentado de forma encubierta 58 mataderos ubicados en 10 estados de México, presentando la mayor investigación gráfica sobre mataderos del mundo

Esta investigación supone una muestra más de las atrocidades que se cometen contra los animales. El investigador denuncia que en el matadero son sometidos a un auténtico tormento que la industria cárnica oculta deliberadamente

'MATADERO' puede verse online

El activista y fotógrafo por la liberación animal que trabaja tras el proyecto llamado 'Tras los Muros' publica la mayor investigación realizada hasta la fecha en mataderos del mundo: un impactante documental, un exhaustivo  informe y una reveladora serie de fotografías. Preservando su anonimato para poder infiltrarse en esos lugares de explotación, tortura, agonía y muerte, registró lo que sucede en 58 mataderos de México, país que se encuentra entre los diez mayores productores de carne en el planeta. Nunca antes ha visto la luz algo parecido. Y lo que ahora saca ahora ni siquiera es lo peor: "Dispongo de imágenes aún más bestias", asegura.
Los cerdos son conducidos hasta la zona de sacrificio a gritos, golpes y choques eléctricos. Ocoyoacac (Estado de México), 2016.
Los cerdos son conducidos hasta la zona de sacrificio a gritos, golpes y choques eléctricos. Ocoyoacac (Estado de México), 2016. TRAS LOS MUROS
Un operario golpea a varios cerdos con un garrote para dejarlos inmóviles y facilitar la tarea de degüello. Arriaga (Chiapas), 2017.
Un operario golpea a varios cerdos con un garrote para dejarlos inmóviles y facilitar la tarea de degüello. Arriaga (Chiapas), 2017 TRAS LOS MUROS
Entre 2015 y 2017 Tras los Muros documentó la matanza de vacas, cabras, pollos, cerdos y caballos, así como el transporte de animales desde las granjas a los mataderos. Registró una violencia extrema que padecen los animales y que la industria cárnica mantiene oculta. Es consciente de que el impacto de las imágenes pone en riesgo los beneficios de un negocio que los explotadores han blindado: en Estados Unidos, por ejemplo, han conseguido que se prohíba por ley el acceso con cámaras a sus instalaciones.
Aturdimiento con perno cautivo. Zapopán (Jalisco), 2015
Aturdimiento con perno cautivo. Zapopán (Jalisco), 2015 TRAS LOS MUROS
Cuando se clava un cuchillo en la médula espinal, con el fin de facilitar el manejo de las vacas, los animales quedan inmóviles pero siguen conscientes. La Barca (Jalisco), 2016
Cuando se clava un cuchillo en la médula espinal, con el fin de facilitar el manejo de las vacas, los animales quedan inmóviles pero siguen conscientes. La Barca (Jalisco), 2016 TRAS LOS MUROS
Escenas como esta son habituales en cualquier matadero. Izúcar de Matamoros (Puebla), 2017
Escenas como esta son habituales en cualquier matadero. Izúcar de Matamoros (Puebla), 2017 TRAS LOS MUROS
México solo es un lugar donde Tras los Muros encontró las condiciones para poder infiltrarse con más facilidad, si puede decirse así del peligro que corrió y asumió este activista. Pero su denuncia ("de la propia explotación y utilización de los animales en sí misma") no se circunscribe a lo que sucede en México sino que se extiende a todos los países, donde un sufrimiento similar es cotidiano. Si bien la normativa, las técnicas o las instalaciones pueden cambiar de un país a otro, el terror que experimentan los animales es el mismo: "En estos lugares se ejerce una de las mayores y más sistematizadas formas de violencia contra los animales".
Los caballos que llegan lisiados y no pueden acceder por sí mismos al cajón de aturdimiento, son arrastrados por una cadena sujeta a su cuello. Arriaga (Chiapas), 2017
Los caballos que llegan lisiados y no pueden acceder por sí mismos al cajón de aturdimiento, son arrastrados por una cadena sujeta a su cuello. Arriaga (Chiapas), 2017 TRAS LOS MUROS
Electrocución de caballos. Arriaga (Chiapas), 2017
Electrocución de caballos. Arriaga (Chiapas), 2017 TRAS LOS MUROS
Tras los Muros advierte de que para comprender la denuncia que contiene su investigación hay que tener claro que las leyes de bienestar animal son incompatibles con los derechos de los animales: "Quienes defienden un trato humanitario con los animales en los mataderos suelen hacer hincapié en la necesidad de aturdimiento previo a su matanza y en el método que debe utilizarse; obvian que los animales sufren en todo el proceso, desde que son recibidos a golpes y choques eléctricos hasta que son degollados. No existe un matadero donde los animales no sufran".
Los pollos vivos son colgados por las patas en los ganchos de la línea de procesado de una planta semiautomatizada. Chapala (Jalisco), 2016
Los pollos vivos son colgados por las patas en los ganchos de la línea de procesado de una planta semiautomatizada. Chapala (Jalisco), 2016 TRAS LOS MUROS
Los conos de matanza se utilizan en los matadores donde no disponen de una línea de procesado. Oaxaca, 2017
Los conos de matanza se utilizan en los matadores donde no disponen de una línea de procesado. Oaxaca, 2017 TRAS LOS MUROS
"Alrededor de 16 millones de animales mueren cada año en México debido a las duras condiciones del transporte. Que la administración y la industria asuman con total normalidad este hecho ayuda hacerse una idea del valor que tienen para ellos sus vidas. Durante el transporte de animales al matadero así como tras su llegada a estos, los animales han sido pateados, apaleados, lanzados al suelo o pisoteados. La violencia, incluso aquella que es innecesaria para la producción, es inherente al proceso. Está normalizada. Ante esto, la ley no tiene utilidad alguna".
Módulo previo a la zona de sacrificio. Atizapán (Estado de México), 2016
Módulo previo a la zona de sacrificio. Atizapán (Estado de México), 2016 TRAS LOS MUROS
Tras los Muros ha documentado las diferentes herramientas o métodos de aturdimiento e inmovilización que se utilizan en los mataderos de México, dependiendo del tipo de animal al que se vaya a matar y muchas veces incumpliendo de manera notable la normativa, y aunque "ninguno de estos métodos evita completamente el sufrimiento de los animales cuando son degollados". Los animales son inmovilizados a golpes de garrote o de hacha. Con descargas eléctricas. Con un disparo en el cráneo de pólvora o aire comprimido, llamado perno cautivo. A cuchilladas en la médula espinal, como 'la puntilla' en las corridas de toros.
En este matadero se matan aproximadamente 300 cerdos al día. Matadero Sandi en Oaxaca, 2017
En este matadero se matan aproximadamente 300 cerdos al día. Matadero Sandi en Oaxaca, 2017 TRAS LOS MUROS
El sacrificio debería ser el fin de un largo sufrimiento de los animales, pero su agonía no acaba ahí: "Los animales no mueren siempre de forma inmediata cuando son degollados. A las vacas, por ejemplo, tras el sacrificio las cortan las patas, las desollan y las extraen las vísceras y el tracto digestivo. En algunos mataderos son desmembradas y desolladas aún con vida".
Lo que documenta Tras los Muros sucede en mataderos de todo el mundo, incluso donde la normativa de bienestar animal es más estricta. De ello dan testimonio los propios trabajadores de las explotaciones y mataderos, así como las investigaciones de activistas infiltrados y hasta informes de la propia industria. Así se ha demostrado en países como Estados Unidos, Bélgica, Gran Bretaña, Australia o España.

Documental completo:


Por estas caricaturas de Franco fueron fusilados el director y el dibujante de una revista satírica valenciana

Iñaki Berazaluce
http://www.publico.es/


Franco compartiendo yacija con un soldado moro de su batallón africano, Francotravestido, Franco convertido en un trasunto ridículo de Hitler, con su espadón sobre España… Son algunas de las caricaturas que publicó la revista satírica ‘La traca’ durante su triunfal etapa final, durante la Segunda República y la Guerra Civil, cuando llegó a vender medio millón de ejemplares gracias a un humor afilado, anticlerical y claramente alineado con el bando republicano, a la postre derrotado por el fascismo golpista.

El franquismo -que derrotó a los últimos reductos de la resistencia en Valencia, sede de la redacción de ‘La Traca’- nunca perdonó al director Vicent Miguel Carceller y a su dibujante Carlos Gómez Carrera, conocido como ‘Bluff’, las afrentas realizadas desde las páginas de la revista. La revista fue cerrada y ambos periodistas condenados a muerte. La sentencia dictada por un tribunal militar habla por sí sola sobre la naturaleza del régimen que llegaba:
“RESULTANDO: que Don Vicente Miguel Carceller, de 50 años, al iniciarse el Glorioso Alzamiento Nacional era propietario del semanario La Traca, cuya dirección ejercía de manera encubierta […] Que el citado semanario se dedicaba de la manera más baja, soez y grosera a insultar a las más altas personalidades representativas de la España Nacional, de la dignidad de la Iglesia y los principios informantes del Glorioso Movimiento Salvador de Nuestra Patria… FALLAMOS: que debemos condenar y condenamos a la PENA DE MUERTE a los procesados VICENTE MIGUEL CARCELLER y CARLOS GÓMEZ CARRERA, como autores del calificado delito de adhesión a la rebelión militar, con las circunstancias agravantes expuestas.”
La sentencia del Consejo de Guerra fue dictada el 10 de junio de 1940 y los dos condenados fueron fusilados poco después en Paterna, según leemos en Valencia Plaza.
La memoria de Carceller y de Bluff fue recuperada por la exposición La transgresión como norma), que se celebró el año pasado en Valencia, comisariada por los profesores universitarios Antonio Laguna y Francesc-Andreu Martínez. En aquella muestra se exhibieron las páginas de las apenas 200 revistas rescatadas de la histórica publicación, cuyo recuerdo fue cercenado con el pesado manto de silencio de los 40 años de franquismo.

“Se fusiló la risa valenciana”
‘La traca’ fue la única revista que se atrevió a caricaturizar a Franco, algo que jamás perdonó el sátrapa, cuyo sentido del humor era inversamente proporcional a su alto concepto de sí mismo. El autoerigido “generalísimo” ordenó destruir todos los ejemplares “por aquello de eliminar todo recuerdo del pasado, porque la memoria es muy débil. No lo consiguieron: sobrevivieron algunos del coleccionista Rafael Solazla Biblioteca Valenciana, del Archivo Militar y de las Hemerotecas Municipales de Valencia y Madrid”.
 
Con información y fotos de Valencia Plaza La Vanguardia. Más información sobre ‘La traca’ en Wikipedia.

La Xunta, sin medios de extinción adecuados y con dos incendios activos

Se han declarado dos fuegos en Ribadeo y Friol (Lugo) y otro en Celvante - O Bolo (Ourense)

RAQUEL ÁLVAREZ
https://www.elplural.com/

A pesar de las denuncias hechas por ELPLURAL, sobre la precariedad en materia de seguridad laboral de los bomberos forestales y la mala gestión que se hace desde la Consellería de Medio Rural en materia forestal, el fuego llega de nuevo a la comunidad con los mismos factores de riesgo sin solventar.
Incendios en Friol-Ribadeo
Según informa la Consellería de Medio Rural solo hay un incendio activo en Galicia. El que afecta a los ayuntamientos de Friol y Ribadeo con 6 y 4 hectáreas de arbolado quemadas respectivamente.
En el vídeo que nos han hecho llegar se aprecia como las llamas están cerca de las casas en la parroquia lucense de A Devesa, en el ayuntamiento de Ribadeo.
Fuego en Celevante-O Bolo
En la tarde de este miércoles, también se ha declarado un incendio en Celevante (Ourense), del que Medio Rural en un primer momento ha respondido a este medio no tener constancia. Aludiendo a la información que nos había llegado, desde el departamento que dirige Ángeles Vázquez, han reconocido, que el fuego había sido declarado a las 18:00 horas, pero que solo afectaba a 12 hectáreas.
Este medio tiene constancia por fuentes cercanas a la extinción que las llamas ya han calcinado más de 30 hectáreas y que además no tienen los medios adecuados para la extinción, con estas condiciones meteorológicas, ya que en estos momentos las rachas de viento son de 80 km/h.
A pesar de que en estos momentos se están desplazando los bomberos de O Barco de Baldeorras al pueblo de Celevante, y de los 2 agentes, 6 brigadas, así como 5 autobombas, los bomberos se ven superados por la falta de ‘buldozers’ (maquinaria pesada imprescindible para este tipo de fuegos), que el gobierno gallego ha dejado de contratar.
Las últimas informaciones que llegan a esta redacción es que el número de hectáreas se ha elevado a 45, al tiempo que se han desplazado 1 brigadas más y otra autobomba desde el distrito XII a este pueblo orensano.

¿Y si nos independizamos de la corrupción?

Resultado de imagen de ¿Y si nos independizamos de la corrupción?

Luis García Montero
https://www.infolibre.es/

La espectacular presencia de la corrupción en la vida política española exige algunas meditaciones tajantes sobre el pasado de nuestra sociedad y sus posibilidades de futuro. Resulta necesaria una discusión abierta sobre la historia inmediata, el funcionamiento de los partidos políticos, la concepción de lo público y el crédito de la democracia.

Empecemos por aclarar que no es la corrupción lo que nos diferencia de otros países como Francia, Alemania o Inglaterra. Corrupción hay en todas las democracias consolidadas. Si las dictaduras son un campo propicio para la cosecha del negocio oscuro, la democracia encuentra también con facilidad sus rincones para el cultivo del estiércol.

La ideología neoliberal, que debilita el crédito del Estado al mismo tiempo que lo utiliza como estrategia de fuerza para sus negocios, adelgaza la línea entre los intereses públicos y privados haciendo inseparable el capitalismo de la corrupción. La prepotencia actual de las élites económicas extrema una realidad de siempre. Nunca ha habido en ningún sitio una democracia real al margen de las tensiones corruptoras del mercado.

Lo que quizá caracteriza a España es la grosería de determinadas operaciones de corrupción debida a la impunidad de sus protagonistas. El sentimiento de impunidad ha definido el saqueo del dinero público. Se asumieron muchas barbaridades sin pensar en ningún momento que los abusos podían ser descubiertos. Pero la impunidad es más llamativa en la falta de vergüenza de muchos políticos dispuestos a seguir en sus cargos, impasibles los ademanes, una vez comprobada su mezquindad. Las responsabilidad política se desconoce. Para dimitir hace falta que la responsabilidad judicial lleve hasta las puertas de la cárcel.

España es un país en el que gobierna un partido juzgado por una corrupción generalizada, un virus que afecta a su cúpula, a sus modos de funcionamiento, a sus amigos empresarios y a sus maneras de usar las instituciones y de invertir el dinero público. Pese a los ruidosos indicios de complicidad, Mariano Rajoy no ha pensado en dimitir. Mariano Rajoy y su partido son el problema más grave de la democracia española.

Nuestra democracia sobrevive en una absoluta falta de respeto al espacio público. No existe la virtud en los escenarios de gobierno, y las instituciones se convierten en cortijos privados. Muchos de los estribillos que caracterizan nuestros debates responden  a la falta de consideración que merece la decencia pública: desde el tú robas más que yo hasta los pactos con corruptos bajo la excusa de los imperativos políticos, pasando por el descarado argumento de que los castigos o los premios electorales pueden sustituir al código penal.

Sin duda hay razones de todo tipo para esta convivencia española con la corrupción. En el saco entran muchos motivos:

1) La tradicional santificación de la hipocresía de nuestra cultura católica.

2) La impunidad con la que muchos protagonistas de la dictadura fueron considerados padres de la patria democrática, convirtiendo la honestidad en una mascarada, desde el rey a los súbditos.

3) La debilidad de un sector empresarial que vive más de explotar al Estado que de su propia capacidad de producción.

4) La falta de pudor democrático de unos partidos que han considerado la política como ámbito de financiación de sus organizaciones y como posibilidad de colocación de sus militantes.

5) El protagonismo de medios de comunicación cercanos al poder y a las élites económicas. 

6) La confianza de los gobernantes en su control de la Fiscalíay de los órganos judiciales.

7) La servidumbre voluntaria que todo lo iguala en la indignación y en la falta de amor por las instituciones públicas, aceptando la consigna de que todos son iguales y esto no tiene arreglo.

8) Una ética neoliberal que ha cambiado los corazones, sustituyendo la solidaridad por la fascinación ante el dinero y los privilegios. 

9) La telebasura, la consigna del éxito, los nuevos ídolos, los miedos de siempre…

Seguro que cada lector puede añadir muchas razones convincentes.

España llegó a la democracia en un buen momento para España, pero en un mal momento para la democracia.No hemos sabido consagrar la virtud pública como norma de convivencia. Y esto es grave, muy grave, hasta el punto de que no debería permitirse que otros conflictos graves, muy graves, fueran utilizados por los corruptos para seguir en su negociado de indicios e indecencias.

Ser intransigentes con la corrupción política es la bandera más preciada de cualquier sociedad, el camino para cualquier solución posible de cualquier problema. España necesita independizarse de la corrupción si quiere mantenerse unida a un futuro habitable...


Imagen relacionada

Si ver un policía te conforta, es una democracia; si te asusta, es otra cosa

“Lo que te hace respetable no es tener fuerza, sino controlarla”.

Benjamín Prado
https://www.infolibre.es/

Resultado de imagen de Si ver un policía te conforta, es una democracia; si te asusta, es otra cosa

Aparte de no parecerse en nada, los sistemas totalitarios y las democracias se diferencian por sus policías: en los primeros, cuando los ves te sientes amenazado; en las segundas, te sientes protegido. Por eso hay que tener un cuidado extremo en ese territorio y no olvidar nunca que en una sociedad libre imperan las razones, es decir, que a los ciudadanos se los trata como una materia frágil, algo que hay que proteger, no avasallar. Un Estado de derecho consiste en que la ley la aplican los jueces, no los justicieros, ni los de uniforme ni los que visten de civil.

Los mensajes interceptados y hechos públicos entre un grupo de agentes municipales de Madrid, en los que lanzan insultos gravísimos, por soeces y por violentos, contra la alcaldesa de la capital y contra algunos periodistas o medios de comunicación, son un agujero al uniforme de una institución que lleva muchos años ganándose a pulso la gratitud y el respeto de los ciudadanos, a quienes sirve día y noche de forma ejemplar. Sus jefes deberían reaccionar, en defensa propia y de todos, no sólo de manera veloz sino también fulminante: esos individuos no pueden seguir patrullando la ciudad con un arma al cinto y esas ideas en la cabeza. "Que se muera la zorra vieja ya", dice uno de ellos. Otro le desea que sufra un accidente "y una muerte lenta y agónica". Un tercero lamenta "que ella no estuviera en el despacho de Atocha cuando mataron a sus compañeros", en referencia al atentado ultraderechista que conmovió a toda España en 1977. Y hay quienes la llaman desde "asquerosa" o "vejestorio despreciable" a "hija de la grandísima puta roja de mierda mal parida". Para los periodistas televisivos Ana Pastor y Antonio García Ferreras, piden "que explote laSexta con todos ellos dentro". Aquí ocurre lo mismo que en muchas tramas de corrupción política, cuando se difunden las conversaciones entre los ladrones de la Gürtella Púnicala Lezola Taula, etcétera: deprime tanto ver lo que hacen, como su zafiedad y su grosería, que nos hacen echarnos a temblar al ver en qué manos estamos. 

La Policía está para perseguir manadas, no para formarlas. Y una cosa es llevar pistola y otra muy distinta ser un pistolero, y comportarse como algunos de los implicados en este asunto, que al saber que un compañero, para más señas sindicalista, los denunciaba por un delito de incitación al odio, ponía una denuncia en la comisaría y los hechos en conocimiento de Asuntos Internos. Según su testimonio, ha recibido amenazas incluso de muerte e incluso ha tenido que tomar medidas de seguridad extrema para proteger a su familia y a sí mismo. En el caso de que todo eso se confirme, tendremos que preguntarnos si puede compaginarse defender la ley y actuar como un grupo de matones. El mito del bombero pirómano está bien cuando es en broma, pero sólo en ese caso. 

Digan lo que digan los antiguos europeístas vueltos eurófobos, que han dicho Diego donde dijeron digo en cuanto el viento ha cambiado la dirección de las banderas azules, en España no hay ninguna dictadura, y para demostrarlo no hace falta más que compararla con la de verdad, la que asoló este país durante treinta y ocho años funestos en los que sí existían los crímenes de Estado, las torturas, los presos políticos, las detenciones ilegales, la censura, los grupos paramilitares, los exiliados y demás horrores. Pero también es cierto que para que todo vaya bien, las fuerzas y cuerpos de seguridad deben ser impecables en sus actuaciones y en sus comportamientos. Si no lo son, el edificio entero se cae; si no lo parecen, se tambalea. Por eso los defensores del proceso catalán han puesto tanto ímpetu en recordar que la actuación de los antidisturbios el uno de octubre fue, tal y como lo resumió la propia Manuela Carmena, en unas declaraciones que originaron la reacción brutal de los policías municipales de los que hablamos, "un grave error". 

Tal vez un clavo pueda sacar otro clavo, pero una equivocación no arregla otra. Y los representantes del orden no pueden ni perder los nervios, ni ser incapaces de frenar la lengua cuando les hierve la sangre. No lo debemos permitir. La media docena de municipales que considera a Hitler “un señor con el que ya estarían las chimeneas echando humo”, que llama a los inmigrantes “moros hijos de puta” y “ratas”, asegura que “los tiraba al mar, de comida para peces”, pregunta si “el napalm lo inventaron para quemar basura así” o dice que en el barrio multicultural de Lavapiés “habría que entrar con lanzallamas y bayonetas” y “electrificar la valla de Ceuta y Melilla”, no pueden seguir en sus puestos sin antes dar muchas explicaciones. Van a decir que todo era una broma, pero ya sabemos que eso tiene unos límites. O al menos, los ha tenido cuando se trataba de civiles. La ley es igual para todos, incluso para quienes la representan.


Resultado de imagen de Si ver un policía te conforta, es una democracia; si te asusta, es otra cosa