xoves, 30 de xaneiro de 2014

Humor









Yo contra el fútbol

David Torres
La primera vez que entré en un campo de fútbol me acojoné. Me acojoné mucho. Yo tendría unos ocho años y el Vicente Calderón rebosaba de himnos y banderas. Era un vocerío, un océano de cabezas, bufandas y brazos que restallaba en una versión rojiblanca del Coliseo Romano, una mezcla entre El triunfo de la voluntad, una tasca de pueblo con Canal Plus incorporado y una parada del Caudillo en el Valle de los Caídos. Ver no vi gran cosa pero a los veinte minutos de rugidos todo el estadio se levantó como una sola erección y un señor que estaba sentado tres asientos más allá berreó por encima del estruendo: “¡Árbitro! ¡Habría que matarte! ¡Matarte es poco! ¡Matarte y fusilarte!” Varios aficionados a su alrededor apoyaron la moción con entusiasmo. Desde entonces he desconfiado instintivamente de las multitudes.
El fútbol no me gustaba y yo no le gustaba al fútbol: eso era un hecho. Un hecho incontrovertible que condenó mi niñez al exilio de los tebeos de Mortadelo y a la soledad de las novelas de kiosco. Ni siquiera se me daban bien los partidos de chapas que jugábamos los chavales del barrio. Cuando tocaba fútbol de verdad y los capitanes echaban a suerte para elegir a los mejores jugadores, yo me quedaba siempre de los últimos, en el pelotón de los gordos, los gafotas, los cojos y los enfermos. Era una sensación lúgubre ésa de irse quedando al fondo de la caja, como la morralla abandonada sobre el hielo de la pescadería. “Si te quedas con Javi, a cambio tienes que llevarte tres de ésos”. Nosotros no éramos jugadores propiamente dichos: éramos el lastre, el hándicap del equipo. Una vez que les falló el portero me usaron de recambio y detuve unos cuantos balonazos por puro azar, varios de ellos mediante el procedimiento de hacerme un gurruño y taparme la cara con las manos. Cada vez que un delantero rival se acercaba a la portería, los de mi equipo se ponían a cantar a Los Calchakis: “Pum, pum, ¿quién es? Cierra la muralla”. Me escoció bastante pero a partir de ahí descubrí cierta simpatía por el guardameta de fútbol, el Gary Cooper del campo, y años después me atrajo de inmediato aquel sombrío título de Peter Handke, El miedo del portero al penalty.
En aquellos tiempos en que los chavales vivíamos a pie de calle, no era nada fácil construirse una identidad masculina fuera del fútbol. Más de una vez me cuestioné mi virilidad mientras leía a Neruda o escuchaba a Puccini. Más tarde comprendí que vivía en un país extraño donde la discusión política, más allá de la izquierda o la derecha, de la monarquía o la república, se resumía en si uno era del Barca o del Madrid, del Sevilla o del Betis. Un país que se indigna con el trato de favor a la infanta Cristina pero disculpa las deudas millonarias de los grandes equipos mientras contempla el fraude fiscal de Leo Messi como si fuera un regate. Un pueblo capaz de echarse a la calle si su equipo baja a segunda, pero que mira para otro lado al enterarse de que el Ayuntamiento de Madrid le echa todas las manos que hagan falta a Florentino Pérez o de que en el fichaje de Neymar hubo un pufo de más de treinta millones. Nadie ha definido tan bien esa pasión visceral e intransitiva como Eduardo Mendoza en una novela en que su detective bipolar va caminando por las calles de una ciudad completamente desierta a las seis de la tarde (creo que era Albacete) y al final entra en un bar y descubre a una muchedumbre agolpada frente al misterio del televisor. “¿Quién juega?” pregunta el muy ingenuo. Le responde un bramido unánime: “¡España contra unos cabrones!”

POR QUE NON VOU ACUDIR

Míchel Escauriaza

O vindeiro 1 de febreiro, a iniciativa da Xerencia da Xestión Integrada dos Servizos Sanitarios de Ourense, vaise a celebrar un acto de homenaxe aos traballadores xubilados no 2013; un total de 148 persoas dos distintos estamentos, que se distribúen en: 42 da Atención Primaria, 3 do Hospital do Barco, 3 do de Verín e 100 do CHUO. De todos eles, ao menos 23 facultativos de diversas especialidades médicas.

Nos últimos 35-40 anos, co esforzo persoal de tódolos traballadores, logramos modernizar a asistencia do noso hospital con moito estudo, moitas sesións de posta ao día, coa asistencia a outros hospitais da nosa comunidade autónoma así como nacionais e internacionais e coa esixencia de actualización tecnolóxica dos medios diagnósticos e terapéuticos. Deste xeito logramos niveis de excelencia, levando ao complexo hospitalario dunha medicina empirista a unha medicina moderna, avalada por protocolos internacionais, seguindo criterios de medicina baseada na evidencia. Todo o dito pódese afirmar tamén da medicina do primeiro nivel e mesmo da privada ourensá, nutrida de médicos da pública, suplindo as súas eivas e complementando as necesidades da mesma.

Pola contra, nos derradeiros tempos, estamos a contemplar un progresivo e sibilino deterioro de tódolos logros acadados, cun predeterminado programa privatizador, que rompe coa universalidade e gratuidade da sanidade, para a súa entrega a grandes emporios financeiros.

Este programa privatizador iniciouse co copago de fármacos, incluíndo aos pensionistas; coa restrición da asistencia aos emigrantes, parados e nacionais que tras tres meses de procura de emprego no estranxeiro regresan e continúan sen traballo; contémplase o copago de próteses, dietoterapia, transporte sanitario, fármacos de dispensación hospitalaria, etc. A maiores, afunden entidades sen ánimo de lucro, que prestaban servizos sociais e de dependencia, para entregalos a empresas privadas.

Doutra banda se precarizan as condicións laborais, baixando as retribucións en gardas, en substitucións. Recortan as plantillas coas xubilacións forzosas a partir dos 65 anos, por decreto, sen apenas reposición, só un 10% das mesmas mediante contratos-lixo por horas, por gardas, por días, por meses.

Pero, o máis evidente é a entrega masiva a compañías privadas de servizos como mantemento, limpeza, informática, aparcadoiros, cociña e hostalería, lavandería, esterilización, telecomunicacións, tecnoloxía diagnóstica e terapéutica, material de radioloxía, medicina nuclear e radioterapia, xestión de historias clínicas (con toda a impunidade vai ser xestionada por un fondo de capital risco americano), a eliminación do 112, etc. Ou o desmantelamento de servizos que estiman non rendibles, como o da Cirurxía Pediátrica. E o máis sutil é a posta en marcha das Áreas de Xestión Clínica, que veñen a arruinar o sentido e a función dos Servizos Médicos das especialidades, para transformalos en pequenas empresas privadas, dentro do hospital. Estas áreas van ser comandadas por un “capataz” nomeado a dedo, sen concurso nin oposición; coa capacidade de contratar persoal segundo necesidades, e para organizar os horarios, as gardas, os desprazamentos, mesmo os emolumentos, a adquisición de material, etc. Serán incentivados en función do aforro, non da calidade asistencial.

Todas estas privatizacións que non garanten niveis de calidade aceptables van resultar máis caras, máis inoperantes e con maior risco para a saúde e para a privacidade, como se ten demostrado nas experiencias inglesas ou no Hospital de Alzira.
Ante este panorama de deconstrución, desmantelamento e regresión a unha asistencia sanitaria dos anos 60-70 do século pasado, e dado que a convocatoria non ben dos traballadores ou das súas representación sindicais ou colexiais, non estou por facer a onda, nin botar foguetes, nin aplaudir a esta Administración responsable dun futuro-próximo de deterioro das prestacións sanitarias, unha Administración merecedora da nosa censura e crítica por esas políticas destrutoras. Por todo isto, eu non vou acudir a ese acto.




La mujer es un ser inferior e incapaz

Esta ley es peor que la legislación franquista que prohibía todo tipo de aborto con penas de 4 a 12 años de cárcel tanto para médicos como para las mujeres

Josep Lluis Carbonell Esteve

Esa es la conclusión a la que se llega después de leer detenidamente el anteproyecto de ley aborto sobre el aborto aprobado sibilinamente en Navidades pensando que generaría menos polémica social igual que las leyes que se aprueban en agosto cuando la sociedad esta de vacaciones.
Esta ley es peor que la legislación franquista que prohibía todo tipo de aborto con penas de 4 a 12 años de cárcel tanto para médicos como para las mujeres.
El 95% de los abortos que se realizan cada año en España no podrán hacerse, ya que esta ley exige: 1) dos dictámenes de psiquiatras diferentes que no pueden estar vinculados a la clínica o centro hospitalario que lo realice; 2) un certificado o dictamen social que garantice que se le han explicado a la mujer todos sus derechos y “deberes” de ser madre le guste o no (está por ver qué centros son los autorizados para emitir este certificado, probablemente la red de centros “Madre” dirigida por los grupos antielección y los llamo así porque los provida somos nosotros: la sociedad democrática y los que hacemos los abortos; 3) después de estos tres trámites la mujer debe reflexionar durante siete días en lugar de los tres actuales (como si no hubiera reflexionado ya antes de tomar su decisión). Y esto siempre aceptando que la mujer es un ser inferior e incapaz de regirse por sí misma a la hora de tomar decisiones que afectan vitalmente su vida y su futuro, por ello un psiquiatra debe darle permiso para abortar o no. Ya que ella es incapaz de tomar tales decisiones.
Este es el mensaje que subyace y que rezuma toda la futura ley del aborto. Es decir, una carrera de obstáculos para impedir que el mismo se realice o cuando menos se retrase de uno a dos meses. Ya que tramitar todos estos dictámenes, particularmente en la sanidad pública, no llevará menos tiempo. Recordemos que los embarazos no se detienen con los lentos y burocráticos trámites administrativos.
Impedir que los centros acreditados para la IVE (interrupción voluntaria del embarazo) puedan informar a la mujer de los ámbitos donde puede encontrar asesoramiento, apoyo o simplemente información práctica de la ubicación geográfica de dichos centros, es simplemente impedir que la mujer tenga otras vías de información distintas a las oficialmente establecidas por el Ejecutivo, de acorde a su ideología. Es reducir a estos centros a una suerte de semiclandestinidad, estigmatizar a sus profesionales y señalar a las mujeres que podrían acudir a ellos.
Y para colofón se prohíbe el aborto en caso de malformación. El señor Gallardón debe tener una malformación cerebral o cardiaca en su corazón sentimental para haber sido capaz de engendrar una ley tan cruel y monstruosa como esta, que relega a la mujer a la categoría de un animal o ser, no pensante ni sintiente: prohibiendo el aborto en caso de malformaciones. Tan es así que incluso no se la considera capaz de ser condenada porque al ser un ser inferior no es consciente de sus decisiones y por tanto no puede ser condenada.
Esto, además, le quita presión social a este anteproyecto porque se excluye a la mujer de ir a la cárcel. Pero sí a los que garantizamos en este país el derecho al aborto, los médicos y profesionales que realizamos más de 100.000 abortos al año, en clínicas y hospitales. En realidad, esta ley está específicamente diseñada para meternos en prisión a todos los que realizamos abortos y así eliminar de un plumazo este derecho tan importante para la sociedad. Esta nueva ley nos retrotrae a la época más negra del franquismo.

Resulta de una crueldad absoluta que una mujer que deseaba su embarazo y que ha dejado de desearlo ante la patología fetal grave que sufre el feto tenga que demostrar ante un psiquiatra que ese revés vital le afecta emocionalmente.
¿Quiénes somos para juzgar, para sopesar lo que una mujer, su compañero, su familia es capaz de soportar vitalmente? ¿Quiénes somos para establecer el grado de sufrimiento que una mujer puede sobrellevar frente a la discapacidad grave de su hijo o hija enfermo/a?
Bueno, pues parece que el Gobierno quiere medir ese grado de sufrimiento, asegurarse de que la mujer está realmente hundida, como si esa circunstancia no fuese una presunción lógica, de sentido común; y para ello ha decidido que la mujer tenga que demostrar, mediante un informe psiquiátrico y dictamen preceptivo relativo a la patología fetal, que la malformación que padece su hijo o hija le provoca tal desequilibrio en su salud psíquica que por ello desea interrumpir su embarazo.
¿Existirá crueldad mayor que obligar a una mujer a parir un hijo que se morirá en los siguientes días o vivirá en condiciones infrahumanas sufriendo él y sus progenitores de verlo así? ¿Es justo eso? Ya que han reducido casi a la nada las ayudas a la dependencia ¿es que el señor Gallardón piensa organizar una especie de “Cotolengo” u orfanato con los gastos pagados para todos los niños malformados que sean donados en adopción por sus madres? Sin comentarios. Se nota que el señor Gallardón y que muchos miembros del PP son del Opus Dei y afines. Afortunadamente son casi legión los que protestan en el PP por este anteproyecto. Por fin empieza a despuntar una derecha algo europea en este tema. Esto era impensable hace unos años.
Como siempre que se prohíbe el aborto lo que desgraciadamente ocurrirá es que la mortalidad y morbilidad por aborto clandestino realizado en condiciones inseguras e infrahumanas se disparará, ya que el dinero para abortar en el extranjero aunque sea en la vecina Portugal lo tendrán muy pocas. Ni las mujeres de los seis millones de parados ni las de los más de 15 millones de mileuristas que hay en España, podrán reunir los 1.500-2.500 euros necesarios para ir a Holanda o Inglaterra. Hay que tener en cuenta que no solo hay que pagar el coste de la intervención, sino también los viajes y hoteles.

En realidad esto no es una ley sobre el aborto sino una ley de gestación obligatoria. Por esto cuando una ley es tan injusta como esta y va en contra de los intereses de la mayoría no queda otra opción que rebelarse contra ella y hacer desobediencia civil. Por ello, seguiré practicando abortos a todas las mujeres que me lo soliciten y crearé una red de grupos operativos de apoyo en cada provincia conjuntamente con otras organizaciones y grupos feministas que dé salida a la problemática de los miles de mujeres que no podrán viajar al extranjero. Cuando una mujer ha decidido abortar no existe ley ni represión que le obligue a cambiar de criterio y lo hará aun a costa de arriesgar su vida. Esto es lo que he aprendido después de 30 años realizando abortos.
Afortunadamente hoy en día contamos con un revolucionario método para abortar que es el aborto farmacológico con pastillas en el que no son necesarios ni quirófanos ni médicos. Y las pastillas se pueden enviar por correo, mensajería, amigos etc. y eso es justamente lo que también haremos (ya lo hace la ONG holandesa Women On Waves, mujeres sobre las olas). Y si es necesario para ayudar a nuestras conciudadanas fondearemos un barco de esa ONG de forma permanente en cada puerto español de forma que entre y salga de territorio español cada día para que las españolas puedan seguir abortando en aguas internacionales bajo la ley holandesa y decidiendo por sí mismas.
Quiero aclarar que aunque soy miembro de ACAI (Asociación de Clínicas Acreditadas para la Interrupción del Embarazo) esta no es la posición oficial de la misma y las propuesta y opiniones anteriormente expuestas lo son solo a título personal, aunque estoy seguro que no estaré solo cuando se lleven a cabo, en el caso de que entre en vigor esta nueva ley.
Josep Lluis Carbonell Esteve es ginecólogo y director médico de la Clínica Mediterránea Médica de Valencia y Castellón

Non marchedes sen loitar antes

Suso de Toro

Este Goberno e o seu ministro de Xustiza din estar moi preocupados polos non nados, pero é mentira, despois de que naceron e creceron até facerse mozos perséguenos ("Non nados", se existides, case mellor non veñades mentres goberne esta xente).

A altísima taxa de desemprego xuvenil, que alcanza nestes momentos o 60%, non é un dato estatístico máis, é o levantamento de acta dunha catástrofe. Unha catástrofe económica, demográfica e persoal de millóns de persoas

A altísima taxa de desemprego xuvenil, que alcanza nestes momentos o 60%, non é un dato estatístico máis, é o levantamento de acta dunha catástrofe. Unha catástrofe económica, demográfica e persoal de millóns de persoas. É unha destrución comparable aos efectos dunha guerra, non hai dúbida de que en España se está vivindo unha situación histórica como a que non viviran practicamente as xeracións vivas.


Unha situación así pediría que a política económica e social virase en torno desa catástrofe e as súas consecuencias, pero non é así en absoluto. O Goberno pasa no bico dos pés sobre o problema, confórmase con constatar as estatísticas de paro, e a súa linguaxe loxicamente é clara e brutal: a ministra supostamente encargada desa área practicamente celebra a emigración de toda unha xeración sen traballo, referíndose a ela como "mobilidade exterior" nada do "espírito aventureiro" dos "emprendedores", ou sexa, os parados. Non é unha burla, é unha inútil e absurda coartada ante ese grandísimo problema, na práctica a súa política resulta unha verdadeira persecución dos mozos, ese problema molesto que aumenta a cifra do paro.

Se os parados novos, os "emprendedores con espírito aventureiro" emigran, ou sexa mobilízanse exteriormente", deixan de ser un problema noso e do Goberno, pasan a ser un problema particular de cada un. Ou sexa, son expulsados e abandonados logo para que desaparezan. Fisicamente seguen existindo, alí onde estean e onde só saiban deles os seus familiares, pero polo menos conseguen facelos desaparecer das estatísticas e, xa postos, da Seguridade Social. A última medida que priva de cobertura a quen estean tres meses ausentes, precisamente porque foron expulsados, resúmeo todo.

Se os parados novos, os "emprendedores con espírito aventureiro" emigran, ou sexa mobilízanse exteriormente", deixan de ser un problema noso e do Goberno, pasan a ser un problema particular de cada un

Como é algo inesperado, a sociedade española non imaxinara que volvería afrontar opcións persoais e como sociedade que xa se consideraban superadas, non hai tempo para comprender as consecuencias da emigración. Non é o caso de Galicia, onde a emigración coas súas consecuencias é un trazo social e nacional e que orixinou unha extensa reflexión sobre os aspectos positivos e negativos da emigración. A emigración ten un aspecto de triunfo e un aspecto de derrota. Emigrar pode ser unha solución particular para os naturais dun país con tan graves problemas que non é capaz de alimentar os seus fillos, pero sempre é un desastre para esa sociedade que con iso incrementa gravemente os seus problemas ao perder xeracións de mozos. Ao ser inesperada esta onda emigratoria non se comprende a súa gravidade, non só marchan os que teñen máis enerxías senón tamén os fillos que non poderán ter ou que terán noutro lugar.


Pero nesta ocasión non se trata soamente da perda incuantificable que a emigración supón para unha sociedade, nin unicamente das rupturas persoais e contratempos que padecen quen emigran senón de algo novo: a diferenza das xeracións anteriores que emigraron para mellorar a súa situación agora emigran coa conciencia de que vivirán peor. Antes emigraban cunha esperanza, agora non. Os que marchan levan un sentimento de ser traizoados, non era iso o prometido e, o que é peor, de impotencia. Vense inermes e vencidos. Se non cambia a situación e non hai unha reacción serán unha xeración amargada e triste.

Antes emigraban cunha esperanza, agora non. Os que marchan levan un sentimento de ser traizoados, non era iso o prometido e, o que é peor, de impotencia

E é natural, pois unha xeración non é unha clase social, están a emigrar de diversas procedencias sociais, e porque toda xeración é transitoria non teñen organizacións propias que lles permitan defender os seus intereses comúns. Esa falta de organización fai que cada un se vexa só e destinado a resolver o seu problema dun modo exclusivamente particular. Probablemente quen xa marcharon e quen se están vendo abocados a iso non atopen traballo no seu país nos próximos tempos, pero cada xeración debe deixar o seu sinal no seu país, ten unha tarefa, e se non a leva a cabo non só a sociedade, tamén cada individuo pagará un prezo. Esta xeración está a verse como expulsada, pero se así vai ser que polo menos non o sexa sen loita. A loita por gañarmos a existencia é o que nos dá dignidade persoal.

Pacífica e democraticamente, pero tamén coa convicción de que ten razón e de que debe esixir o seu, esta xeración ten a tarefa de loitar pola súa supervivencia, aínda sabendo que pode perder

Mozos, mozas, poida que vos venzan pero se non loitades quitaranvos moito máis que o dereito a vivir no voso propio país, algo máis profundo e que afecta á autoconfianza e a integridade. Se marchades, que sexa sentíndovos donos de vós e libres.


Pacífica e democraticamente, pero tamén coa convicción de que ten razón e de que debe esixir o seu, esta xeración ten a tarefa de loitar pola súa supervivencia, aínda sabendo que pode perder. Pero aínda que perda non será unha xeración perdida para si mesma.


martes, 28 de xaneiro de 2014

Desafíos al capitalismo neomedieval

En este artículo se esbozan algunas de las muchas tendencias actuales de dominio capitalista que recuerdan, salvando las distancias, a las que había en el Antiguo Régimen.
Renovadas formas de caridad, de esclavitud, de privilegios de clase; nuevas leyes de pobres y el papel de las fuerzas neocon en la erradicación del derecho a la interrupción del embarazo, son algunos elementos de un contexto en el que las garantías constitucionales han quedado suspendidas por orden de los mercados.
La contrarrevolución neoliberal, que se desarrolló después del 68, se está profundizando en nuestro contexto más cercano, vaciando de contenido, a golpe de economía de la deuda, el magro Estado de Bienestar (o carta de libertades y derechos) con el que contábamos.
Sin embargo, no hay poder sin resistencias. En esta nueva Edad Media que nos ha tocado vivir, nos estamos armando para contrarrestarla y construir un mundo nuevo. Si como dijo Jefferson, “a cada generación, su constitución”, y si tenemos en cuenta que el 70% de la población no ha votado el régimen instaurado después del 78, el momento actual es constituyente.

La aristocracia impune
Este artículo se escribe cuando se ha conocido la noticia de que Jaume Matas no pasará por la cárcel mientras no se resuelva su petición de indulto.
Se trata de un caso más en la innumerable lista de impunidades del 1%. La igualdad ante la ley no solamente es un bulo, sino que los privilegios de clase ponen la defensa de algun*s en manos de los buffets de abogados más poderosos (de los que, sin duda, el de Roca i Junyent, abogado de la Infanta, es un ejemplo significativo). Estos se lucran defendiendo el poder criminal, contribuyen a la reproducción de las estructuras de poder y fuerzan la farsa de la igualdad ante la ley.
Algo hemos aprendido en 2013: cuando la ley no funciona, escrache.
Señores deudales y la nueva esclavitud
En su libro Posteconomía, Antonio Baños ha definido las elites financieras como señores deudales. A diferencia de los señores feudales, que promovían formas de esclavitud espaciales de los siervos que pertenecían al feudo, los señores deudales promueven una esclavitud temporal ad infinitum o esclavitud por deudas.
Los alrededor de veinte bancos que gobiernan el mundo se encargan de hacer proliferar la metáfora de que los mercados son plazas abiertas donde se establecen relaciones de compra-venta en términos de igualdad. Nada más alejado de una realidad llena de desigualdades escandalosas y con garantías constitucionales suspendidas por orden de los mercados. De facto, el 1% suspende la separación de poderes, que resulta una pura formalidad.
En este contexto, todas y todos somos endeudadas, sin excepción. Y, como se sabe, la deuda, en sus múltiples formas (odiosa, hipotecaria, soberana, etc.) se ha convertido en uno de los principales campos de batalla de la multitud organizada para lograr el impago de la misma. Y lo conseguiremos.
2013 acabó con la noticia de que la palabra “escrache” es la palabra del año. 2014 comenzó con las primeras amenazas de sanción a bancos por tener pisos vacíos en Terrassa y con la ocupación de un nuevo edificio a manos de la obra social la PAH de Madrid.
¡Sí se puede!
La acumulación por desposesión se parece mucho a la acumulación originaria
Marx, Linebaugh o Federici han puesto la mirada en el momento de la Edad Media en que se produjo la llamada acumulación originaria. Los campos comunales fueron cercados, el proletariado medieval que los trabajaba desposeído de su uso y los beneficios que se obtenían, privatizados. Si, salvando las distancias, entendemos los servicios del Estado del Bienestar (la sanidad, la educación, etc.) como campos comunales y las actuales formas de desposesión que se están llevando a cabo como un ataque de clase orientado a empobrecer a la mayoría, obtenemos otro elemento más para pensar el presente medievalizado y embrutecido contra el que rebelarse. Las mareas actúan aquí y ya han logrado mucho.
¡Si no nos dejáis soñar, no os dejaremos dormir!
Obstaculizar el aborto
En el contexto de la acumulación originaria se llevó a cabo la llamada “caza de brujas”. Los saberes tradicionales de las mujeres en materia abortiva y anticonceptiva comenzaron a ser perseguidos y las mujeres que los poseían a ser asesinadas bajo la acusación de atentar contra la voluntad de Dios. A día de hoy, la iglesia y las bases neocon de plataformas tipo provida han contribuido a la aprobación de una nueva ley del aborto que restringe de tal modo el acceso, sobre todo en el caso de las mujeres de menos poder adquisitivo, esto es, la mayoría, que lo descataloga como derecho.
La línea transversal entre ahora y ayer no se encuentra, por suerte, en las formas del castigo para quienes quieran abortar, sino en la concepción del aborto como atentado contra la vida y contra Dios, que para los fanáticos religiosos son indistinguibles.
¡Os avisamos: somos las nietas de las brujas que nunca pudisteis matar!
 
Las leyes de pobres
El nombre de la ciudad de Barcelona ha relucido últimamente por su adelanto en la aplicación y exportación de la Ordenanza del Civismo. La criminalización de la mendicidad, de la venta ambulante, del trabajo sexual de calle, de los músicos callejeros, etc., dista de sus precedentes del antiguo régimen, al igual que el aborto, en las formas del castigo pero no en la moralidad que rige la filosofía de la ley: criminalizar a las y los pobres de la metrópolis.
Estas nuevas leyes de vagos y maleantes persiguen el objetivo de limpiar las calles para favorecer las dinámicas de la ciudad escaparate que se muestra a los turistas. Como diría Neil Smith, la ciudad se toma la revancha, se venga contra toda persona molesta para el espectáculo de luces y colores vinculado a la imagen de marca urbana.
Por otra parte, el código Gallardón busca criminalizar toda forma de disidencia.
Las calles y las noches son nuestras. La inteligencia, también.
 
Caridad 2.0
Amancio Ortega donó veinte millones de euros a Cáritas hace algunos meses. Los beneficios que le convierten en una de las principales fortunas del mundo, y en gran parte obtenidos mediante la esclavización de mucha gente que trabaja a precios de miseria en sus naves industriales, han sido repartidos en forma de caridad. La caridad funciona hoy como una operación de marketing que convierte a quien genera empleo, y encima tiene el detalle de repartir parte de sus ingresos, en un mega buenazo, independientemente de cómo haya logrado forrarse.
Además de una operación de marketing, la caridad también se ha convertido en un espectáculo: la maratón de TV3 de 2012 se dedicó a la pobreza, a diferencia de todas las anteriores que habían sido destinadas a recabar fondos para investigar remedios para enfermedades. La de 2013 retomó el papel de las anteriores: mientras la dinámica brutal de acumulación por desposesión está desmantelando la sanidad, la televisión catalana moviliza los sentimientos bienpensantes de quienes tienen algo que donar en esta especie de crowdfunding caradura promovido por quienes destruyen el ámbito de lo público. Y usando, precisamente, el medio que silencia la mayor parte de los escándalos sanitarios que afloran en el día a día de la cleptocracia catalana.
A veinte años del alzamiento zapatista: Conquistaremos la justicia. No queremos (vuestra sucia) caridad. 
Nuestra constitución todavía no tiene letras. Sus enunciados circulan gracias a las luchas. En la batalla por reapropiarnos de la democracia y la riqueza, lo primero será derrocar al (antiguo) régimen. El 15M abrió la veda destituyente y su fuerza no para de proliferar: PAHs, Yo Sí Sanidad Universal, l'Assemblea de Docents, EnRed.cc, els Processos Constituents, el Partido X, Democracia 4.0, Podemos, son algunos de los nombres de una potencia democrática que se está consolidando.
@joanomada
(OMB-stupidcity.net)

Una gran victoria y algunas derrotas

Jesús Jaén
Miembro de PATUSALUD


Ayer 27 de enero de 2014,  el presidente Ignacio González, anunciaba su derrota. Con tono triste y apesadumbrado comunicaba en rueda de prensa dos noticias espectaculares: la retirada del plan de privatización de los seis hospitales públicos (tras la nueva suspensión cautelar) y la dimisión del Consejero de sanidad Fernández Lasquetty. Unos minutos después, éste, explicaba abatido que había presentado su renuncia ante el Presidente pues se consideraba responsable del mal llamado Plan de Sostenibilidad del Servicio Madrileño de Salud (SERMAS).
Es una alegría inmensa la que sentimos los profesionales y usuarios de la sanidad pública. Han sido quince meses de conflicto en donde hemos hecho huelgas, recogida de firmas, encierros en nuestros hospitales y centros de salud, mareas blancas en las calles, concentraciones ante las empresas adjudicatarias o incluso, una consulta ciudadana que recabó el apoyo  de casi un millón de madrileños. Ha merecido la pena.
Ahora sin embargo también nos acordamos de nuestras “bajas” en esta “guerra”. Hemos perdido la Lavandería de Mejorada del Campo, el Instituto Cardiológico, el Hospital Carlos III y nada menos que 3.500 puestos de trabajo en un solo año. Hemos parado la privatización de los seis hospitales, la de los 27 centros de salud y parcialmente la conversión del Hospital Universitario de La Princesa en un geriátrico. Este es el balance que podemos hacer de estos quince meses de lucha: una gran victoria pero también algunas derrotas.
¿Cuáles son las enseñanzas que podemos extraer de este éxito de la Marea Blanca? Trataremos de resumirlos muy brevemente:
  • La primera y más importante es la importancia de la movilización social. Aquello que se dice que solo la lucha paga es una verdad descomunal. Frente a los escépticos y los que nos decían que no merecía la pena salir a las calles o hacer huelgas, nosotros, hemos demostrado que cuando los de abajo nos movemos, los de arriba tiemblan. Gamonal abrió un camino que ahora hacemos más profundo la Marea Blanca.
  • La segunda gran enseñanza ha sido la unidad entre trabajadores de la sanidad, vecinos y pacientes que hemos conformado una mayoría social poderosa. Ha sido emocionante participar en esas grandes mareas donde las batas blancas se confundían con la gente mayor o no pocos pacientes que acudían con su silla de ruedas o la bala de oxígeno. Era el pueblo en su sentido más amplio, contundente y decidido a luchar hasta el final.
  • En tercer lugar el golpe mortal que ha sufrido el PP en Madrid como consecuencia de la Marea Blanca. La división que se ha sentido dentro de sus filas era la expresión del descontento de sus propias bases y electores. En un distrito como el barrio de Salamanca, eran cientos o miles de personas que se nos acercaban al Hospital de La Princesa para decirnos “yo no voté al PP para que me cierren el hospital”. El desgaste político de la derecha en Madrid ha dado un salto cualitativo para ahondar más aún su fractura interna.
  • Por último, pero no menos importante, la Marea Blanca nace al calor de “la onda larga” del movimiento 15M. Es su hija mayor. Tal es así que con ella se desarrollan todas las energías positivas de un movimiento basado en la autoorganización desde la base y que no espera a recibir órdenes desde arriba. Somos los propios trabajadores los que formamos plataformas, coordinadoras, asambleas, encierros o consultas ciudadanas. Esa determinación que tuvo el 15M tomando las plazas es la misma que ha mostrado la Marea Blanca durante todos estos meses.
Como decíamos antes, no todo está ganado. Tenemos un largo camino que recorrer y muchos motivos para seguir luchando. Hay que recuperar lo perdido, lo que ya ha sido privatizado antes  y la retirada del Plan de Sostenibilidad. Hay que seguir hasta conseguir la derogación de leyes como la 15/97 o la 16/2012 por la que se ha expulsado a 840 mil personas del sistema nacional de salud. Y finalmente, hay que intentar impedir que mediante el sistema de las derivaciones a la sanidad privada, se siga avanzando en la descapitalización y desmantelamiento de nuestro sistema sanitario público.

Quino


De dioses y genitales humanos

Nazanín Armanian
Si durante un terremoto, un hombre que vive en una segunda planta cae en la primera donde vive una mujer, ¿el hijo que nace de ellos, es legítimo o no?”. No es un chiste malo, sino una de las dudas más famosas que han intentado responder los doctores en la fe islámica, con más o menos fortuna. Se trata de una pervertida ocurrencia que no deja de ver a unas personas (mujeres) inertes objetos sexuales al servicio de otras, los hombres, considerados un colectivo de ingenuos violadores en potencia.
Esta obsesión por el sexo de las religiones abrahámicas también se ve en España, entre quienes ajenos a la tragedia en la que viven millones de cristianos desesperados por el secuestro de sus derechos, insisten en saber con quién se levanta la gente cada mañana. Incapaces de ofrecer ni una sola solución a los desahucios, al desempleo, o al robo de las pensiones de los trabajadores, sacan de los baúles prehistóricas recetas petrificadas para los “enfermos” de la homosexualidad, tan curable como una hipertensión. Falsos doctores, que desconocen el Juramento Hipocrático, el indecible sufrimiento que les infringe tal mentalidad a las personas con dicha orientación sexual, y que lleva a miles de ellas a la exclusión, el suicidio, la tortura o la pena de muerte.
La importancia de los genitales es tal que cuentan que la alianza de Abraham y su clan con los dioses se selló con la circuncisión (Gen 17). Los musulmanes, a pesar del silencio del Corán al respecto, también someten a sus hijos varones a lo que la Unión Europea considera “la violación de la integridad física de los niños”.  En las religiones antiguas persas o indias, desde el zarvanismo, el mitraismo hasta el mazdeísmo, budismo y maniqueísmo, donde la sexualidad carece de tal relevancia, no existe esta práctica; posible marca de distinción étnica, que curiosamente, y al contrario de otros pueblos, no se hacía en el lugar más visible del cuerpo como es el rostro.
Que mil millones de personas pasen hambre, y que 2,6 millones de niños menores de 5 años mueran cada año por ésta causa (a pesar de que se les prometió nacer con un pan bajo el brazo), que otros 66 millones de esos seres “concebidos y nacidos” vayan al colegio sin desayunar, o que otros 45 millones de almas hayan huido de sus hogares por guerras y desesperación con los pies y corazón destrozados, no son asuntos de nuestros líderes religiosos, demasiado ocupados con el tema morboso de la sexualidad de los fieles. Temas que no les incumben, de hecho participan en el festín organizado en el otro lado, compartiendo con el César del turno y en nombre de Dios lo que pertenece a los desheredados.
Durante siglos se presentaron como guardianes de la moral, ya que pocos conocían que los textos sagrados mandan a violar a las mujeres vírgenes prisioneras en las guerras –por ejemplo-, o que muchos de los santos hombres practicaban pedofilia, casándose con niñas pequeñas o apoderándose del cuerpo de los niños en los sótanos de los templos.
La ofensiva religiosa que  hoy presenciamos es una reacción a la pérdida, quizás irreversible, de la autoridad moral milenaria que ostentaban las instituciones religiosas (ver: Los vicios del clero).
Sexo: poder y control
Las religiones abrahámicas –estos sistemas de creencias fantásticas sobre el universo y el ser humano-, son doctrinas totalitarias: nacieron en pequeñas comunidades con la misión de ordenar la vida del grupo. En caso del judaísmo y el Islam, la escasez de alimentos en su hábitat fue determinante para que todos los aspectos de la vida de los miembros  del grupo fuesen controlados por las autoridades. En caso del cristianismo, el hecho diferencial residía en su desarrollo en el Occidente de abundancia.
En los desiertos de Oriente Próximo, los jefes espirituales, todos hombres, se negaron a repartir los recursos entre la población, santificaron el hambre (con los ayunos), justificaron la desigualdad en los derechos económicos, políticos y sociales –entre los géneros, los grupos étnicos y religiosos, etc., por la venia de Dios, que le había preferido a unos, dejando en la desgracia a otros. Luego para impedir la sublevación de los oprimidos, utilizaron el terror, el sexo y la sexualidad como claves de dominar sus mentes, y lo hicieron con tanta habilidad que las víctimas llegaron a ser sus principales defensores.
El control ritualizado sobre qué, cuándo, o dónde comer, bañarse, o realizar el acto sexual que antaño respondía al objetivo de salvaguardar la supervivencia, la paz  en el grupo y garantizar el poder de una casta, se ha normalizado tanto que no se cuestiona ni hoy.
La lógica desfasada
La prohibición del aborto, el infanticidio, la homosexualidad masculina, antaño formaba parte de las políticas pronatalistas en unas sociedades cuya población se diezmaba por las guerras, enfermedades y hambrunas. Que el islam y el judaísmo autoricen el aborto cuando el embarazo pone en riesgo la vida de la madre, responde a un sencillo cálculo: una madre salvada podrá dar más hijos al grupo, mientras el niño salvado, no tiene garantizado sobrevivir más allá de los pocos años. Serían dos pérdidas. La persecución a los homosexuales también ha tenido sus etapas. Por ejemplo, una vez que el islam gobernó las tierras fértiles de Babilona, Persia o India, toleró esta opción sexual. En el Irán del siglo XVI, existían “amard-jane” (Casa de los “no-hombres”), burdeles públicos que, pagando impuestos, ofrecían afecto y sexo a otros hombres. El tabú de la virginidad de las chicas, aumentaba, sin duda, su clientela. Pertenecen a estas épocas cuando en el libro de Mil y Una noches aparecen relatos de amor gay tanto masculino como femenino.
La fijación por el control de los súbditos fieles era tal que establecieron que un hombre antes se casaría con una viuda o divorciada mayor que él, con varios hijos a su cargo que con una jovencita bella que haya perdido su “inocencia”, infringiendo las normas  y los “valores” de obediencia y sumisión a los varones del poder. Se mitificó tanto la virginidad de la mujer que en la figura de María, madre de Jesús, ella no solo desafía la materialidad anatómica, sino permanece virgen (aunque sea en  el sentido metafórico) después del parto. ¿Saben cuántos crímenes de honor se cometen por el ensalzamiento de tenencia de la dichosa membrana? Si el principal motivo de salvaguardar la virginidad de las muchachas (y la prohibición del adulterio) era asegurar la paternidad del hombre sobre su descendencia, la prueba de ADN hoy se presenta como un golpe a las razones y normas defendidas por los integristas.
. El dominio sobre la sexualidad de la persona, es dominar a la persona. Pues, relacionar el sexo con la vergüenza, el pecado, la culpa le convierte en un ser frágil, apta para ser manipulada y sometida.
. Ya que las ciencias han desmontado las verdades infalibles que defendían (de cuándo y cómo la vida apareció, el lugar de la Tierra en nuestro sistema, etc.), lo único que queda bajo su dominio son cuestiones subjetivas como la sexualidad, en las que tampoco acertaron, sino la casi totalidad de los habitantes del globo, desde hace miles de años hasta hoy deberían haberse quedado ciegos por aquello de “autocomplacerse”.
. Permanecer activos —aunque de forma encubierta— en la vida política, infringiendo el principio democrático de la separación entre la religión y el Estado.
. Al carecer de un programa viable para resolver los graves problemas de la humanidad, piden que la gente renuncie al gozo y a  la felicidad de “aquí” con la promesa de tenerla “allá”. Es así que les disgusta cualquier signo de apego a la vida: la música, el baile, el uso de los colores vivos (la indumentaria de los musulmanes practicantes y el hábito de las monjas y los monjes), una sexualidad divertida, etc.
. Siendo parte del poder político y económico, con tales discursos desvían la atención pública de los problemas reales de la sociedad.
En esta lógica entra su defensa a la familia tradicional: núcleo social basado en la ley del más fuerte, en los roles sexuales de dominación y sumisión que rige la estructura de una sociedad de clases, levantadas sobre los mismos cimientos. Estos fundamentalistas que impiden la educación sexual, hacen apología de la cultura patriarcal con “cásate y sé sumisa (ver: La guinda del Bunga Bunga), luego dejan a su suerte a las adolecentes embarazadas para que den a luz en cualquier lúgubre trastero,  mueran en el parto, o que sus hijos engrosen las files de los Niños de la calle, cebo perfecto de los pedófilos y traficantes de seres humanos.
La batalla por una sociedad secular es primordial para el progreso y un mundo justo. ¡Cuánto trabajo queda por hacer para los ateos y los creyentes progresistas!

luns, 27 de xaneiro de 2014

No diga paro, diga mercado laboral

El miedo se ha convertido en el motor principal del mercado laboral. Ese era el plan. Esto que nosotros llamamos paro, para el Gobierno y las élites económicas de este país representa un mercado laboral competitivo y en franca recuperación.
Antón Losada
El Gobierno había pasado a la clandestinidad a los casi seis millones de parados para que le salieran las cuentas y hablar de lo bien que nos vamos recuperando, pero los datos de la EPA los han devuelto a la vida civil. Somos como la niña de Poltergeist yendo hacia la luz. La población activa ha caído en medio millón de personas, o se han sumergido en negro o han emigrado. Sumamos ochocientos mil parados de larga duración más. La tercera parte de los trabajadores antes protegidos por un convenio ya no lo están. La tasa de cobertura de los parados ha bajado veinte puntos desde que comenzó la crisis. Cerca de la mitad de los desempleados carece de prestación alguna. Casi setecientos mil hogares no perciben ingreso alguno.
En diciembre la mitad de los nuevos contratos de trabajo duraron menos de un mes. Los salarios llevan una década bajando. Solo han subido los sueldos de los ejecutivos que diseñan los EREs y echan a la gente a la calle, ocho puntos de media por año. La caída del régimen de la burbuja española se parece mucho al derrumbe de la Europa del Este. Nuestros ingenieros, médicos o arquitectos trabajan aquí por salarios de miseria o recorren Europa buscando una oportunidad, la que sea.

Precariedad, desprotección, inseguridad y jornales de subsistencia. Esa es la verdad de nuestra llamada recuperación. El miedo se ha convertido en el motor principal del mercado laboral. Ese era el plan. Esto que nosotros llamamos paro, para el Gobierno y las élites económicas de este país representa un mercado laboral competitivo y en franca recuperación.
Todos dicen lamentarlo. Todos lo califican de insoportable. Como si fuera una desgracia bíblica, un accidente inevitable, una consecuencia impepinable de la crisis y la recesión. Pero no lo es. Representa el resultado de políticas deliberadas y decisiones intencionadas para crear un mercado laboral donde el trabajo sea un factor de producción asustado, barato, reemplazable y explotable, donde la plusvalía salga del esfuerzo del trabajador; Marxismo en estado puro. Así se asegura que de acepte trabajar por menos de seiscientos euros al mes, así se duplican los beneficios cada trimestre y se dispara la Bolsa, así se extrae y redistribuye la riqueza hacia quienes más tienen.
Si el paro fuera un prioridad no se habrían recortado las políticas activas de empleo a casi la mitad. Si el paro se definiera como un problema, el Gobierno implementaría políticas de inversión pública aunque implicara unos puntos más de déficit y buscaría el dinero donde está, en los grandes patrimonios y corporaciones, no en el IVA de las lavadoras o los libros. Si el paro les preocupara, la reforma laboral no habría dejado al trabajador solo y abandonado a los pies de los empresarios.
Muchos auguran que antes o después, el capital se dará cuenta de que no queda nadie para comprar todos esos bienes que producen tan baratos. No es su problema. Para eso inventó Dios el endeudamiento y el dinero barato del Banco Central. Los derechos laborales y la dignidad en el trabajo nunca han venido de la generosidad de los empresarios, o de las concesiones graciosas de los gobiernos. Siempre han sido el resultado final del sacrificio, la organización y la capacidad de acción política de los trabajadores. Estamos como cuando el conde de Romanones espetó a sus jornaleros aquello de: "¿Tenéis hambre? Comed República"

mércores, 22 de xaneiro de 2014

...cadro amarelo no perfil de WhatsApp

Non, non teño ictericia, ni é o día internacional do plátano de Canarias. Significado do cadro amarelo no perfil de WhatsApp

Nos derradeiros días moitos usuarios do servizo de mensaxería instantánea cambiaron a foto de perfil por un fondo amarelo como suposto símbolo de protesta polos actuais recortes do Goberno

WhatsApp tínguese de amarelo. A derradeira campaña de protesta que se ven facendo a través deste servizo de mensaxería instantánea leva ós usuarios a intercambiar seus habituais fotos de perfil por unha inocua imaxe de cor amarelo. Sen detalles, sen artificios e sen ningún mensaxe que aclare causa algunha deste cambio, uns decidiron e outros pregúntanse a qué se deben os cambios.

As dubidas disipábanse logo de recibir o que xa se ten convertido en cadea:
"Entiendo que la foto de tu perfil es algo importante para ti, pero si me ayudas vamos ha hacer una protesta contra la clase política de España, contra sus privilegios, contra la subida de precios e impuestos, ante el derecho a decidir por ti misma si abortas o no, contra las letras pequeñas de los bancos que estafan con cláusulas abusivas o venta de estafas en forma de preferentes", di a mensaxe que moitos xa comparten.


A protesta, que durará até o domingo 26 de xaneiro, pretende facer chegar o mensaxe a clase política e con elo conseguir "que se decaten de que o pobo estase xuntando, que non nos van a calar e que isto xa se lles está indo das mans". A pesar da información oficial, o certo é que todo tipo de teorías "conspiratorias" estendéronse pola rede e os usuarios de Twitter ou Facebook xa alertan de posibles “segundas intencións”  trás deste mensaxe.
Algúns explican que se pode tratar dun mensaxe encriptado que “podería acceder á base de datos dos usuarios conseguindo ver os contactos e demais nin se sabe cousas” outros incluso falan da existencia de grupos políticos trás dunha campaña orquestada co único obxectivo de causar algunha maldición bíblica ó Goberno.

O caso..., en España dende o 19 de xaneiro estase compartindo no WhatsApp un fondo amarelo. Compartirase até o 26 como maneira de protesta. Baséanse as protestas: nas subidas descontroladas de prezos e impostos, as estafas dos bancos con cláusulas abusivas e letra pequena, o dereito a abortar e que sexa legal, etc, etc…

Con este tipo de cadeas os cidadáns exprésanse de forma pacífica pero categórica, sendo cada vez máis populares este tipo de chamamentos. Indubidablemente esta forma de protesta xunto ás convocatorias solidarias como os lazos de diferentes cores estanse popularizando cada vez máis na web e vanse xeneralizado especialmente nas redes sociais e mensaxería instantánea. Así que si estades de acordo poñede un cadro amarelo no voso WhatsApp!

Non fagades caso ós que acojonados ou a mala idea tentan darlle volta a esta protesta. Ningunha maldición, nin tempestade bíblica caera sobre a túa cachola, nin os piares do Estado cambalearan, nin se vai esborrallar o ceo… andan a dicir có logo amarelo ten un virus e o persoal botouse a correr a quitalo do fondo de perfil de Whatsapp e agora están intentando coar outras tonterías maiores para que se suprima. Fai o che pete! e xa sabes como na vida real: "…o medo garda as viñas"

Anacos de actualidade

François Hollande

A min os amoríos de François Hollande, inquilino do Elíseo e súa amante, Julie Gayet tráema frouxa e péndulona… o mesmo que se a infanta en vez de paseíño a levan na silliña da raíña…

Resulta que acabouse a recesión, parouse o paro, somos a admiración do globo terráqueo, ben só de EEUU e da Troika, as parturientes de O Barco teñen que parir en Ourense, por non sei que problema da privatización da electromediciña, cousa dos recortes, digo axustes, lesionase Neymar... E vou eu, e non me decato. En España vai todo vento en popa e Gamonal a toda hostia, e acaparan o meu televisor e invaden a miña vida privada coas infidelidades do presidente galo e se a primeira dama entra ou sae do hospital dun ataque de cornos, digo melancolia… Manda carallo!!


Posdata: está mellor visto participar nunha guerra invadindo países, ser corrupto, coller sobres, gobernar a favor dos bancos. Pero non entra na cabeza que si es ou non infiel, só afecta á vida da parella. Os nosos gobernantes xa quixeran ligar pero dan tanto noxo que non se comen un rosco. Viva as relacións entre persoas!!



Gallardón e Aguirre piden evítese o 'paseíño' da infanta ante os xulgados

Chegados a este punto o Sr. Gallardón perdeu definitivamente a cachola... Todo un Ministro de Xustiza (igual para todos), paseíño non! Se cadra mellor, alfombra roxa para os reais pes da infanta… Se calquera español tivera que declarar nun xuízo deixaríano entrar polo garaxe? Non? Pois iso, creo que debe facer o paseíño máis que ninguén... nin panos cá agochen… do contrario... é unha falta de respecto cara tódolos españois... xa está ben!!! De tódolos xeitos o que interesa é que pague a Fanta, se tal cá leve o gallardo Don Aborto Gallardón en brazos!!

"Aquí se está privatizando la sanidad con un goteo sutil para que no lo vea gente" El País


Creo que non hai que darlle máis voltas a algo tan claro. Lea o que lea e oía o que oía sobre a sanidade, a conclusión é evidente, a xestión privada só ten un obxectivo: o negocio en mans dos amigos dos políticos do PP. Nada máis…!
Ou somos dos que comen o polbo ou churrasco gratis previo ás eleccións, e nada, seguimos votando o papeliño cada catro anos coas siglas PP na caixiña, que así nos vai, ou paramos a privatización ou esta xa será imparable, cachiño a cachiño, ninguén se decata, comezaron polas lavanderías, a electromedicina, a informática, esterilización... e cando nos decatemos do público non queda nada de nada, hai que paralos!!!!


Entrevista Rajoy

Novo acaparamento do meu televisor, da miña sala, da miña intimidade, nova invasión da miña vida privada, esta vez por un rexistrador da propiedade, un cansado funcionario gris e pasmado. Sen carisma nin imaxinación. Calquera presidente dunha comunidade de veciños ten máis graza.
Cómo deixamos que este monicreque chegara á Presidente? Por el mar corren las liebres... por el monte las sardinas... trailara! (bis) trailara!

O Sr. Rajoy, di agora da Infanta que está convencido da súa inocencia... díxoo de MATAS... BARCENAS... FABRA... CAMPS... DIAZ FERRAN... querida Cristina Federica Vitoria Antonia da Santísima Trinidade de Borbón e Grecia (ahhhh!), date por fodida! …e vai o agoireiro este e cháfanos a ilusión porque iso xa o sabiamos! E senón, preparámoslle un indultiño…

Como con Marianico pasa todo o contrario do que di, o resumo é: haberá consulta en Cataluña, cambiará ós ministros, aprobarase a reforma do aborto sen consenso, a Borbona é culpable, segue a falar con Bárcenas por Whatsapp e Facebook, o peor queda por vir, haberá máis parados, subirá o IRPF e seguirán os recortes…, aínda que ETA entregue as armas ninguén irá a recollelas, porque non interesa. Mire usté: "Prometer hasta meter y una vez haber metido, olvidar lo prometido"

Podo prometer e prometo que son un mentireiro que me gustan moito os sobres cheos de cromos de colores que me deixan na mesa do meu despacho.
Podo prometer e prometo, así mesmo, que entendo moito de "furbol", digo do Marca e do As. E non teño ni puta idea de nada máis, nin falta que me fai… Fin de la cita.

Denantes tiñamos un papón que era o Borbón, agora temos dous: o rei e Mariano Rajoy. Por có chaman entrevista cándo queren dicir teatriño?

- E maña que tempo fara?
- Din que ven outra borrasca polo Cantabrico…
- Borrasca e gaña!
- Sacto.



Familia típica post-Gallardón, o cabeza de familia vai en Holanda…


Unha avaría no H.C.V. obriga a trasladar 120 km a dúas mulleres de parto



  video

Miremos ós pacientes de ser humano a ser humano e deixemos de caralladas. É só unha cuestión de prioridades e as do PP son incrementar o patrimonio de corporacións e poderosos por enriba de calquera outra. Iso, nada máis que iso. Quén nos devolverá, no futuro, a vida pública, os bens públicos, que nos están roubando?
Non se entende ben cómo lles votan a estes destrutores da idea do público...
Países avanzados están recuando, decataronse cá xestión privada no sae a conta. Con bos xestores o público é moito máis eficiente e económico có "privado".